Tras haber tenido una semana de reflexión para asumir la derrota, toca hacer balance del recorrido de Firebats en esta temporada y analizar bien los resultados obtenidos. El pasado sábado se jugó el último partido oficial de la LNFA, la gran final, que acabó con un resultado 41 – 14 a favor de los justos vencedores Badalona Dracs; aunque la gran diferencia entre marcadores no llega a resumir la tónica que se mantuvo a lo largo del partido.

Los valencianos mostraron caras muy diferentes en ambas partes. Durante la primera mitad consiguieron plantar cara a los grandes de Badalona y brillar, pero en la segunda Dracs se mostró mucho más contundente ajustando todo el ataque del contrincante y sin cesar de marcar a la defensa valenciana.

El juego arrancó con una ofensiva muy potente por parte de Firebats ganando bastantes primeros downs y consiguiendo una primera oportunidad de field goald que acabó desaprovechada. Fueron Dracs quienes estrenaron el marcador aunque sin sumarse el extra point, y seguidamente Javier Martinez #81 junto con Pedro Blasco #49 sumaban 7 puntos al marcador.

Los chicos de Badalona devolvieron la jugada colocándose 12 – 7 tras volver a perder el extra point, y Firebats respondió sumando siete puntos que dejaban el marcador 12 – 14 avanzado el two minutes warning. Pero Dracs golpeó fuerte en ataque anotando y consiguiendo una conversión de dos puntos cerrando la primera una primera parte del partido basada en el toma y daca de ambos equipos. Firebats se mantuvo fuerte sin notar la lesión de ligamento cruzado de Héctor Pertegaz #39 del miércoles previo a la final que obligó a modificar bastante el juego valenciano.

Además, durante el partido, Firebats perdió a su receptor Alejandro Silvestre que tuvo que ser trasladado al hospital tras salirsele el hombro. El Ryan Seaberg se lesionaba también nada más arrancar la segunda parte, que se iniciaba con la misma intensidad que se había visto durante la primera; pero la salida del defensivo valenciano permitió al QB de Badalona actuar con mucha menos presión en una jugada que estaba siendo de pases donde tuvieron muchas facilidades para sumar tres dows más que se verían reflejados en el resultado final 41 – 14.

Los jugadores valencianos acumulaban cansancio por las bajas sufridas que les obligaban a jugar tanto en ataque como en defensa y su juego ofensivo fue poco a poco mermándose impidiendo anotaciones y aceptando el resultado final ante Badalona Dracs. A lo largo de la temporada se ha demostrado que están uno o varios escalones por encima del resto de equipos de la LNFA habiendo vencido en todos los partidos a los que se han enfrentado.

Desde el equipo queremos felicitar a los justos vencedores por haber sido unos grandes rivales a lo largo de toda esta temporada y por haber protagonizado con nosotros otro año más esta final de Liga. Haciendo un balance del juego valenciano el equipo tiene motivos para estar satisfecho, no solo por haber sabido plantar cara durante la primera parte de la final a un equipo tan completo como son Dracs, sino porque a lo largo de toda la temporada Firebats ha tenido un nivel de juego muy alto y ha sabido superarse poco a poco conforme avanzaban los partidos.

Este título de subcampeones de Liga es una motivación más para seguir trabajando de cara a la temporada que viene y estar preparados para darlo todo  buscando que se inviertan las tornas de nuevo.