Los Valencia Firebats cayeron con estrépito en su visita a Catarroja, donde los Valencia Giants se llevaron el derbi pasado por agua de la ciudad con un abultado marcador de 41-16.

Segunda derrota liguera consecutiva en sendas jornadas disputadas para los de Juan Pablo Terán, que ahora tienen dos semanas por delante para mirarse al espejo y analizar con mucha autocrítica qué es lo que está fallando, pensando ya en ganar sí o sí en el estreno en casa del sábado 4 de febrero contra los Barberá Rookies.

El choque, a diferencia del que inauguró la temporada hace una semana en Reus, no tuvo la emoción de entrar en el último cuarto con una sola anotación de diferencia entre ambos equipos.

Derbi de un solo color

Esta vez, Catarroja y los Giants enterraron las opciones de victoria de los Firebats mucho antes, mediado el tercer cuarto cuando gracias a un ataque sin ritmo y continuidad y de la mano de una defensa que compitió contra la carrera, pero permitió demasiados ‘big plays’ aéreos, los visitantes se vieron 35-14 abajo en el marcador.

Las anotaciones terrestres, acompañadas de algunas otras jugadas directas a los ‘highlights’ de la temporada, que protagonizó el import Ben Sasu no espolearon a la ofensiva dirigida por el jovencísimo Agustín Gaitán, quien está sufriendo en sus carnes los rigores de tener que madurar sobre la marcha en la máxima categoría del fútbol americano en España.

Con el ataque maniatado e incapaz de producir primeros downs, el peso de mantener abierto el derbi recayó en una defensa que en muchas ocasiones se encontró con malas posiciones de campo tras turnovers forzados por Giants. Ralph Pineda y la conexión norteamericana T.J. Tutone – T.J. Murphy produjo puntos y yardas para los locales, que pese al safety de última hora favorable a los Firebats resolvieron el duelo con un contundente 41-16.

La firme demostración de que lo ocurrido en la final de la Liga Valenciana no fue casualidad, y la tercera derrota en las cuatro últimas visitas a Catarroja de los de amarillo y negro.

Situación que preocupa y mucho, por suerte no así el tobillo de un Ben Sasu que acabó con molestias en esa zona aunque parece que podrá estar en la tercera jornada, donde tocará demostrar una mayor madurez y concentración para así salir de la complicada situación en la que ha entrado el grupo dirigido desde la banda por el mexicano Juan Pablo Terán.