Eso están logrando jornada a jornada los Valencia Firebats, que tras un inicio de temporada para el olvido han ido recomponiéndose sobre la marcha, recuperando a ‘viejas glorias’ del club así como lesionados, y gracias al paso adelante que también han dado los jóvenes ahora ya se puede gritar bien fuerte que los vigentes subcampeones están de vuelta.

Y no bastaba con ganar en casa a unos mermados Barberà Rookies, había que confirmarlo contra los Murcia Cobras en la cuarta fecha de la Serie A, en el terreno donde actúa como local la que para muchos era la ‘niña bonita’ de la competición en 2017. Un recién ascendido, el conjunto murciano, que lucía balance de 2-1 y había sido capaz de tutear durante muchos tramos del partido a los Badalona Dracs en Cataluña.

Pero estos Firebats todavía tienen encanto, siguen estando ‘de muy buen ver’ y sobre todo gozan de un amor propio que se escapa al entendimiento de los rivales. Y los Cobras lo sintieron en sus carnes, maniatados en una primera mitad que debe servir de guía para el resto de la competición en los de amarillo y negro.

Silenciando el José Barnés de Murcia

El campo de fútbol municipal mudó del ‘soccer’ al ‘football’ para una tarde que se presentaba apasionante. Ambientazo en las gradas, muy ‘calientes’ y animosas con los suyos, en una jornada donde el viento hizo acto de presencia pero que no impidió que desde los primeros drives ambos quarterbacks lucieran brazo para ir profundo.

El primer ‘big play’ de la jornada lo protagonizo el jovencísimo Agustín Gaitán en los Firebats, actuando de ‘wide receiver’ tras comenzar de quarterback la temporada, y dejando recepciones tan estelares en 3er down como la que protagonizó el sábado. Un aviso de que este equipo había llegado para jugar y para competir a lo grande, sin achantarse en terreno rival, dispuestos a demostrar por qué es cierto aquello de “nunca subestimes el corazón de un campeón”.

Y estos Firebats tienen corazón pero también una gran labor desde la banda, con coordinadores diseñando un ‘game plan’ defensivo que estuvo rozando la perfección, en unos primeros dos cuartos donde los locales se quedaron a cero. Comenzaron asustando con algún que otro pase de su QB nacional Ángel Clemente, bien apoyado por las siempre incisivas carreras del RB alicantino Kevin Gramage, pero no tardó en ajustar la defensa valenciana al ataque basado en la ‘read option’ de los murcianos, y pronto se le cerraron todas las vías para sumar yardas a los Cobras.

Fue entonces cuando la secundaria valenciana hizo de las suyas, en la figura del safety Juan Sáez, anticipándose al pase de Clemente para lograr una intercepción valiosísima cuando los murcianos ya oteaban la end zone visitante. Esta gran acción, junto al ‘highlight’ de ‘catch’ que protagonizó Agustín Gaitán pegado a la banda al inicio del partido, fue lo más destacado de un primer cuarto donde ambos conjuntos se tantearon a fondo, detectando las carencias del rival para explotarlas en el resto del encuentro.

Y en esta faceta los mejores fueron los Firebats, cuya defensa siguió haciendo de las suyas. La presión al QB de Cobras era constante, ajustada a la perfección la línea y los linebackers para frenar la ‘read option’, y llegaban lanzamientos apresurados que caían en manos de Nayim y César Gómez, ‘Pixi’, la veteranía en la retaguardia amarilla y negra.

Para entonces el ataque valenciano ya había despertado, justo después de que Fernando Altarriba ‘Kelly’ hubiese lanzado su única intercepción de la tarde, y fue la ‘tuneladora’ Héctor Pertegaz quien abría el marcador con una carrera tras ‘pitch‘. El extra point fue bloqueado, pero la ventaja ya era de Firebats, que además de los puntos recogía más sensaciones positivas con cada minuto que avanzaba el encuentro.

Y la fiesta aún sería mayor antes del descanso, demostrando la ofensiva valenciana su amplio abanico de opciones tanto para la carrera como en el pase. O bien convertía un 4º down la ‘navaja suiza’ de Nayim (partidazo el suyo doblando en ataque y defensa) destrozando a su cobertura en el flat, o eran el ‘coach’ Juan Pablo Terán (por segundo partido consecutivo jugando en ataque y defensa ante la baja del import Ben Sasu), ‘Gus’, Silvestre o incluso Pertegaz saliendo a recibir los que hacían polvo el sistema defensivo propuesto por un ex Firebats como Santiago Torres.

Fueron Silvestre y Nayim los últimos protagonistas ofensivos de Firebats en el primer acto, donde ‘Kelly’ primero encontró con un ‘láser’ por el medio al receptor estrella Alejandro Silvestre para el 0-12, y posteriormente en una ruta a la esquina de la end zone a Nayim para la conversión de dos. Una acción de puro ‘timing’ como también de gran calidad por parte de ambos jugadores, que se conocen de memoria como compañeros de flag que también son.

Posteriormente nuevo clínic defensivo de Firebats, y silencio sepulcral en la grada de Murcia. El ‘gigante’ había despertado, y tenía hambre.

La defensa lo cierra

Aunque dos anotaciones en esto del fútbol americano no son nada con dos cuartos enteros por jugarse, que los Firebats por cierto los afrontaron sin el corner Jaime Pardo, dolorido tras una acción fortuita en el juego. Daba lo mismo, porque los primeros en golpear de nuevo tras volver de vestuarios fueron los valencianos, otra vez por medio de una conexión magnífica entre Kelly y Silvestre.

40 yardas de ‘catch and run’ para el menudo wide receiver valenciano, una de las estrellas de la competición capaz de superar a su rival jugando abierto o en el slot. La conversión de dos no fue efectiva en esta ocasión, pero el 0-20 daba todavía más alas a los visitantes, claros dominadores del juego a esas alturas de la cuarta jornada liguera.

Y encima la suerte les sonreía tras un onside kick con el que sorprendieron a continuación a unos Cobras en estado de shock, groguis, tambaleándose a la espera del golpe de gracia. La pena es que no llegó, porque ya no subirían más puntos al casillero de unos Firebats que comenzaron a dispararse en el pie con una serie de fumbles en su propia parte del campo, que concedían magníficas posiciones para atacar a Cobras.

También ayudó alguna decisión arbitral errónea, como en una acción de Agus Gaitán que dieron como fumble cuando era claramente un pase incompleto, no había realizado todo el proceso para asegurar la recepción.

Todo esto, combinado con un carrerón de Kevin Gramage rompiendo placajes a lo Marshawn Lynch contra los Saints en el famoso encuentro de playoffs de hace 8 años, dio vida a la banda y a la grada murciana, que encima vieron como el final del tercer cuarto también les ofrecía tres puntos más vía field goal.

Todo se iba a decidir en un último cuarto con marcador de 10-20 favorable a los Firebats, maniatados en ataque pero cada vez más sólidos en una defensa que es la noche y el día, comparado con lo que vimos en las dos primeras jornadas. Se cerraban los espacios a la carrera con una unidad donde no podemos dejar de nombrar a imports como Donald y Kyle, donde también contribuyó el mexicano Terán y sobre todo el producto nacional.

El más joven con Miguel Valero, Vicent Latorre, Joan Martínez, Marc Borrás, Juan Sáez o Fran Moret, entre otros, y los más veteranos en las figuras de Nayim, Alejandro Valero, Quique Santacatalina y ‘Pixi’.

Culpables de que se le hiciera de noche sobre el césped al ataque local, frenado en 4º down cuando intentaba ir profundo para colocarse a una sola anotación, y viendo como el reloj se quedaba a cero sin poder entrar en la end zone de Firebats en un último intento a la desesperada. El resto ya es historia, comenzando por el estallido de júbilo de un equipo que crece y crece a pasos agigantados con cada jornada que pasa, que pone su balance en 2-2 tras ganar por 10-20 en Murcia, y que ya mira con ambición y ganas hacia el choque de dentro de dos semanas en el Estadi del Turia.

Será el final de la primera vuelta, contra los invictos Badalona Dracs, más ‘terranales’ que nunca y a los que se les tiene ganas. La gran rivalidad del último lustro en el fútbol americano nacional, otra nueva ocasión para demostrar porqué estos Valencia Firebats ya se han vuelto a ganar la etiqueta de candidatos a todo en la presente temporada 2017 en Serie A. ¡Go Firebats!