Este sábado nuestra sección Junior disputó una jornada más de la territorial valenciana, fue contra los Murcia Cobras en un encuentro que terminó con un marcador de 30-47 a favor del conjunto murciano. Una derrota dura pero que terminó dejando un buen sabor de boca y mostró a un equipo distinto y más maduro respecto al de la jornada anterior contra los Valencia Giants. Es sólo el segundo partido para muchos de los chavales pero pareció haber pasado una eternidad entre el anterior y este cuando sólo habían pasado siete días, hay mucho por crecer y mejorar pero esta generación de cadetes y juniors son ‘esponjas’ en cuanto a asimilar el juego y hacer valer esa experiencia partido tras partido.

Con Juan Pablo Terán dirigiendo nuevamente en la banda los Juniors de nuestros Valencia Firebats iban a medirse al actual líder de la territorial y que sobre el campo iba a demostrar que seguramente sean el mejor equipo de toda la región y un legítimo candidato a luchar por el título nacional.

El encuentro comenzaría con el protagonista del encuentro dejando su marca desde el primer drive, el número 42 fue una auténtica pesadilla para los Valencia Firebats, un Jorge Parra que se vistió de estrella y masacró a la defensa a lo largo de todo el encuentro ya fuese con carreras exteriores, interiores o recibiendo y destrozando en la ganancia tras la recepción. Los Firebats trabajaron muchísimo sus primeros drives, convirtiendo muchos downs largos y ganando confianza acción tras acción, pero no llegaría la tan ansiada recompensa del touchdown en esos drives. Cosa que si consiguieron sus rivales, que con un playcall muy profesional nos castigaron jugada tras jugada buscando como meta principal el primer down y aprovechando la capacidad de ‘big play’ del número 42, Jorge Parra.

Agustín Gaitán jugó de Quarterback el primer drive del encuentro, tras ese drive tomaría el relevo un Álvaro Faubel que lanzó en profundo con mucha precisión y seguridad, conectando varias veces con sus compañeros y sin hacer peligrar la posesión de cara a posibles intercepciones. El propio Agustín pasó de QB a receptor, posición que está desempeñando en el equipo Senior y en la que Terán sabe muy bien la capacidad del joven Gaitán para desequilibrar, así lo fue, logrando un par de recepciones de mucho mérito y hasta dos touchdowns en la segunda parte, además, también jugó en defensa donde consiguió una intercepción. En el juego profundo de pase también destacó la velocidad de Bryan.

En la primera parte se lograría el touchdown de manos de ‘Pini‘, quizá el jugador más potente a nivel físico y además uno de los líderes de este Junior, el resultado al descanso fue de 28-6. No se consiguió el extra point, otro punto a destacar de los murcianos, excelsos en las conversiones.

La segunda parte tendría otro color, con dos protagonistas, uno que ya apareció en su debut ante los Valencia Giants y otro que se daría a conocer. Víctor Sánchez fue el desatascador de estos Firebats, el joven cadete ganó la banda con gran facilidad gracias a su explosividad en las primeras yardas, sacó al equipo de situaciones comprometidas en hasta dos ocasiones y sólo no tuvo el premio de coronar en la ‘endzone’ sus grandes jugadas debido a la capacidad de los Murcia Cobras para minimizar daños. El otro fue Gonzalo Quintana, que en sólo su segundo partido con casco y coraza parece haber nacido con ello puesto, mostrando una violencia en su juego innata, pasión por el contacto que hace saber a sus rivales a los cuales castiga hasta conseguir las tan ansiadas yardas, touchdowns o conversiones. Porque la palabra touchdown ya empieza a ser una constante para el también cadete Gonzalo.

Con el partido ya decidido pero el equipo demostró una entereza admirable en la segunda mitad, con una defensa menos concesiva y revolucionada que en la primera mitad. Un aspecto a medir en próximos partidos aguantando más al rival y no permitiéndole el placer de esquivar una entrada directa. Al final son jóvenes y en muchos momentos incapaces de controlar las emociones que este deporte te aporta.

El próximo encuentro será contra los Linces de Elche dentro de unas semanas, hasta entonces hay tiempo para aprender, mejorar y coger fuerzas y confianza para un partido que ahora sí que sí será decisivo para seguir soñando con un puesto en la postemporada por el título nacional.