Nuestro femenino disputó este fin de semana en Alicante un encuentro de la territorial valenciana ante las Alicante Sharks con un 53-12 a favor de las locales. El madrugón tan típico de estas citas obligó a todo el equipo a partir desde Valencia a las 6 de la mañana, por suerte el clima era perfecto y acompañó a lo largo de toda la jornada.

Previo al encuentro hay que destacar la ya mencionada baja de Alicia Miguel, capitana y quarterback del equipo, pilar importantísimo tanto a nivel deportivo como psicológico y que pese a su grave lesión de la cual fue recientemente operada decidió viajar y estar en la banda acompañando a todas sus compañeras. Junto a ella, Marta Alcantud, jugadora que por distintas bajas tuvo que adecuarse al rol de runningback y que por molestias físicas no pudo jugar el encuentro.

El partido comenzó y por sorteo nuestro ataque fue el primero en salir al campo, en este momento comenzaron a percibirse las diferencias de tamaño entre ambos equipos. Las Alicante Sharks disponen de una línea tanto ofensiva como defensiva de un tamaño y potencia considerable que fueron dominantes y capitales durante todo el partido, demostrando así que un equipo nace y muere en las trincheras. Además, disponen de jugadoras determinantes en el backfield destacando por encima del resto Alexandra Wiksten.

Costó mover las cadenas durante todo el encuentro, siendo la joven quarterback de quince años Natalia Álvarez la encargada de mover el balón gracias a un par de big plays. Mientras tanto el rival dominaba y en sus dos primeros drives consiguió ponerse 14-0, aprovechando al máximo todas sus oportunidades mientras que Firebats dispuso de varias posesiones que nos situaron en la ‘redzone’ pero sin finalizar anotando.

Fue un partido caótico, lleno de bajas y jugadoras tocadas a nivel físico, un castigo demasiado grande el que este plantel femenino está teniendo que soportar esta temporada en cuanto a lesiones.

Nuria Luz, una de las jugadoras más determinantes de la plantilla y que ya se lesionó en el primer encuentro de la temporada ante Zaragoza tuvo la mala suerte de al filo del descanso caer al suelo durante un placaje de tal forma que tuvieron que entrar las asistencias y trasladarla al hospital. Los peores presagios se confirmaban cuando el equipo recibió la noticia de que la espectacular jugadora tanto en defensa como en ataque se había fracturado el peroné y tenía que pasar por quirófano. Un golpe durísimo para el equipo que pierde a una veterana y jugadora de peso tanto en el campo como en el vestuario.

La cosa no iba a terminar allí, la propia Natalia Álvarez, Mireia Jover, Gloria El Adaissi y Lía Serrano también terminaron el encuentro tocadas. Especialmente destacable el esfuerzo de Lía, que jugó con el tobillo vendado y aún con claras muestras de dolor y una cojera considerable hizo un esfuerzo mayúsculo para estar con sus compañeras hasta el final, las cuatro líneas del equipo realizaron un enorme esfuerzo jugando todo el encuentro prácticamente sin descanso.

Por último, destacar el retorno al equipo de Sandra Mohedano, una jugadora imponente a nivel físico y que jugó todo el partido en distintas posiciones (corredora, receptora, linebacker)

El staff integrado por Alejandro Lliso como entrenador principal junto a Andrés López y Alejandro Silvestre cómo coordinadores ofensivos y defensivos tiene una tarea titánica por delante a la cual desgraciadamente ya se han acostumbrado esta temporada. La reformulación continúa de una plantilla que está siendo excesivamente castigada por las lesiones, toca rearmar el equipo y prepararse para el viaje a Granada para el encuentro ante las locales Lions el 26 de marzo.