Todo lo que pudo salir mal en Barberà salió mal, y la suerte dio la espalda a unos Valencia Firebats que siguen sin cerrar la herida por la que está desangrándose la temporada 2017.

Esta vez la derrota por 34-30 llegó en Barberà, contra unos Rookies que aprovecharon la visita de los valencianos para protagonizar una épica remontada y estrenar su casillero de victorias.

Los Valencia Firebats, que gracias a las derrotas de Valencia Giants y Murcia Cobras siguen estando a tan solo una victoria de la tercera plaza liguera, viajaron en ‘cuadro’ y muy pronto las cosas se iban a torcer para sus intereses.

En la primera parte dos líneas ofensivos cayeron víctimas de lesiones, con lo cual gente inexperta en esa importante posición como son Kike Santacatalina y Vicent Latorre acabaron teniendo snaps en el ataque de los Firebats, que pese a las dificultades consiguió mover el balón y generar una ventaja en el marcador durante la primera mitad.

Gracias a las carreras de un cada día más recuperado Héctor Pertegaz, quitándose partido a partido los miedos e inseguridades que otorga haber estado de baja muchos meses por una lesión de rodilla, los Firebats movían cadenas y sumaban puntos. Primero con Juan Pablo Terán actuando de QB, el resto del partido con Fernando Altarriba ‘Kelly’, lo que además daba un ligero impulso a la faceta aérea del equipo.

Último minuto de locura

La defensa cumplía y maniataba al ataque del colista Rookies, pero los locales no tardaron en detectar los ajustes por lesión que tuvieron que hacer los valencianos y en la segunda parte iniciaron la remontada a lomos de su gigante WR Corey Soto, que está sobre los 2 metros de altura.

El QB local Sebastian Frausto le buscó en todo momento y del 12-30 que reflejaba el marcador en el tercer cuarto, anotando Alejandro Silvestre para ampliar diferencias a favor de los Firebats, se pasó al 34-30 final para desolación de unos visitantes que no fueron capaces de cerrar el partido en los últimos instantes.

Hubo un intento de conversión de 4º down que no salió bien, en campo de Rookies, y entre Frausto y Soto se merendaron la ventaja valenciana en unos últimos instantes no aptos para cardíacos.

Porque de ese fallido 4º down el partido se fue hasta el tercer TD del día para Soto, y con apenas 24 segundos por delante un ‘onside kick’ recuperado por los Rookies les daba una última bala.

La aprovecharon con una carrera de su QB, en la última acción de un choque que evidenció la falta de suerte en muchos aspectos que están teniendo los Firebats. Le dieron vida al colista y ahora la clasificación se aprieta más si cabe, teniendo que luchar de verdad por la permanencia en las 3 últimas fechas de competición.

Crucial derbi a la vista

Este próximo fin de semana aguarda el importantísimo derbi contra Giants, luego recibirán a los Cobras y se acaba en Badalona, teniendo a tiro tanto el descenso directo como la promoción, o incluso los playoffs con la tercera posición liguera.

Todo esto en función de lo que puedan ofrecer unos Firebats que dependen de sí mismos, necesitando recuperar lesionados y el mejor estado de forma de gente como el ‘running back’ estadounidense Ben Sasu, pero sobre todo el mejor nivel de juego tanto en ataque como en defensa para encauzar una temporada que empieza a quedarse sin fechas en el calendario.

Let’s go Firebats!