Nuestro femenino se midió este domingo a las Granada Lions en territorio nazarí. Fue un encuentro muy igualado en el que desgraciadamente se terminó cayendo por una diferencia de sólo cinco puntos, 43-38 fue el resultado final en el desplazamiento más largo que el equipo ha realizado esta temporada y que acabó con sabor agridulce.

Previo al encuentro el femenino pudo disfrutar durante la semana de un ‘clinic’ impartido por Gustavo Joaquín, el que fuese campeón nacional como entrenador con los Firebats y que ha dirigido a otros equipos tanto en España como en México. Las horas con Gustavo fueron muy útiles para todas las integrantes del femenino y también para el staff dirigido por Alejandro Lliso.

La preciosa ciudad de Granada presentaba un clima magnífico para jugar a fútbol americano, sol y calor en lo que iba a ser un partido muy físico por ambas partes. Las locales comenzaron ganando el sorteo y anotaron en su primera posición, lo mismo hicieron nuestras Firebats en lo que iba a ser una dinámica de ‘toma y daca’ tanto a nivel ofensivo como defensivo que se mantendría durante todo el encuentro.

Esa dinámica la rompería el equipo nazarí al final de la primera parte, aprovechando el descanso consiguió una ventaja anotadora que terminaría siendo clave. Destacar de las Lions a la número 7, Nayra.

Aunque no guste debemos hacer hincapié en las lesiones, un apartado que está haciendo demasiado daño en un femenino que por trabajo y ganas no merece este castigo. Celia García no pudo jugar en condiciones debido a una molestia que sufrió en la pierna durante el primer cuarto. Elise Murgia se fracturó dos huesos de la mano y Sandra Mohedano jugó todo el partido con una pequeña rotura en el cuádriceps, pese a ello aguantó doblando en ataque y defensa.

Natalia Álvarez, quarterback del equipo de sólo quince años destacó a nivel terrestre y en su conexión aérea con Blanca Mariner. Prácticamente todo el equipo dobló tanto en ataque como en defensa, demostrando una actitud, intensidad y agresividad encomiable. Estas chicas son un tesoro que debemos cuidar y que nos demuestran día a día lo que es el deporte y en especial el fútbol americano, donde no sólo debes mirar y luchar por ti mismo sino por cada una de las compañeras que te acompañan día tras día y partido tras partido en esta aventura.

El staff estuvo compuesto por Alejandro Lliso como entrenador jefe, acompañado de Andrés López como coordinador ofensivo y dado que Alejandro Silvestre estaba con el equipo Senior tomó las riendas de la defensa Alicia Miguel en su estreno como coordinadora defensiva, realizando un enorme trabajo. Se contó además con la inestimable ayuda de Borja Sánchez.

Dentro de dos semanas las Alicante Sharks visitarán Valencia para medirse a unas Firebats que mostraron una clara mejoría en Granada respecto a su anterior partido frente a Sharks. Hay muchas ganas e ilusión de cara a demostrar el esfuerzo, ganas y futuro que ponen y tienen todos y todas las integrantes de nuestro femenino.