Ni los más antiguos del lugar recuerdan partidos en Valencia jugados en viernes, un día muy significativo para el fútbol americano formativo en Estados Unidos que recibe el nombre de ‘Friday Night Lights’ (libro, película y serie más que recomendable). La luz artificial tiñe los Estados Unidos durante varios viernes de septiembre a diciembre en la que el football de instituto es el motor principal al que le sigue el sábado universitario y el domingo para los profesionales.

Por lo tanto el encuentro disputado este pasado viernes en Beniparrell entre nuestros Firebats y los Valencia Giants correspondiente a la territorial valenciana junior fue una muy bonita oportunidad para disfrutar de una velada distinta y a la que nadie está acostumbrado en nuestra región.

Ningún equipo tenía aspiraciones a una posible clasificación al playoff nacional Junior por lo que en juego estaba terminar con buen pie la temporada, aprender y disfrutar. Las bases de cualquier deporte formativo y todavía más en el fútbol americano en nuestro país.

La victoria de los Firebats no llegó sin sufrimiento y capacidad de superación, un 41-40 final de infarto que mostró la mejora de sus rivales a los cuales era la tercera vez que se enfrentaban esta temporada y que tuvieron la victoria en una conversión de dos que terminaron fallando.

El partido fue un intercambio de golpes constante, con unos Giants superiores en la primera mitad que se fueron con una ventaja de ocho puntos al descanso. Las lesiones no fueron un factor para ninguno de los dos equipos, por lo que cabe celebrar todavía más este ‘friday night lights’ a la valenciana. En esa segunda mitad se terminaría notando el cansancio de unos Giants que no terminaban de placar bien y que sufrirían en especial a un Gonzalo Quintana que dio vida a los Firebats en la primera mitad gracias a un retorno de kickoff que permitiría reducir la diferencia final de cara al descanso, y a una segunda mitad en la que sus carreras serían predecibles pero imparables, un escenario al que nos hemos acostumbrado en estos duelos entre Firebats y Giants esta temporada.

Una temporada complicada y llena de baches para un Junior que termina con buen pie pero debe recapacitar, trabajar y mejorar si quiere ser aspirante de nuevo no sólo al playoff nacional sino al título. A su favor tiene la juventud de una generación que llega, pocos son los juniors de último año que por edad promocionarán al senior, hay material y cantidad para pensar en grande a corto plazo.