Hicieron lo que pudieron, dadas las importantes bajas en el ‘roster’ y el alto nivel que este curso están demostrando las alicantinas, las pupilas de Alejandro Lliso, que al igual que en el anterior choque contra Sharks volvieron a sufrir un severo correctivo en el marcador.

Esta vez el encuentro se celebró en el Estadi del Turia de la ciudad de Valencia, donde el equipo de tackle femenino de Firebats quería hacerse fuerte ante su rival, que desde el principio no dio opciones a las jugadoras locales.

La abultada diferencia en el resultado de 8-59 habla por sí sola, castigando Alicante Sharks tanto en ataque como con su defensa a un joven y mermado equipo de Valencia Firebats, que aún así luchó con todas sus fuerzas para tratar de abandonar el terreno de juego con la cabeza bien alta.

Ofrecieron lucha y determinación en el esquema planteado por el staff capitaneado por Lliso, bien respaldado por Alejandro Silvestre y Alicia Miguel en la defensa, Andrés López en ataque y con Borja Sánchez echando una mano en lo que sea necesario.

Pero estas Sharks son cosa muy seria, y habrá que esperar a la próxima temporada para volver a plantear batalla de verdad contra un equipo que no se salió del guión de favorito, para llevarse de vuelta a casa un triunfo muy valioso en la competición territorial femenina de tackle.

Pese a la derrota, lo mejor es que pasan los partidos y van acumulando minutos valiosos de juego cada fin de semana ‘perlas’ como la QB de 15 años Natalia Álvarez, que junto al resto de sus compañeras en Valencia Firebats aprenden y mejoran pensando en un futuro todavía más brillante.

Destacable el debut de las jóvenes Claudia Vicent y Amanda Núñez, que con apenas escasos entrenamientos a sus espaldas hicieron un partido mas que notable.

El regreso de Lia Costanzo tras perderse el último partido de Granada, el increíble partido de Mireia Jover que crece en su juego con cada encuentro disputado, y el gran valor de Celia García al tener que actuar en una posición que no era suya, y que requiere mucha responsabilidad, son otros de los titulares positivos que merece este Femenino de Firebats.

El 23 de abril será el último partido de la fase regular en el Estadi del Turia, contra las madrileñas de Las Rozas Black Demons.

La competición territorial 2016/17 va tocando a su fin, y aunque las lesiones han privado de los mejores resultados a las de amarillo y negro, no se puede perder de vista que hay debutantes y jugadoras a las que temporadas así les viene genial en su desarrollo físico y psicológico en este exigente deporte del fútbol americano. El futuro está por conquistar.

Let’s go Firebats!