Otra jornada más en la que Alejandro Lliso y su staff demuestran su buen hacer dirigiendo y asentando proyectos en los Valencia Firebats.

El Sub 15 y en esta ocasión el Sub 17 son imparables en Flag, jornada tras jornada se imponen con maestría a sus rivales en la Territorial Valenciana. Pero no sólo es ganar sino como lo hacen, imprimiendo y dejando constancia del carácter Firebat, equipos eléctricos y veloces que semana tras semana ejecutan mejor y son más fiables que un reloj suizo.

En esta ocasión se enfrentaba el Sub 17 a Elche Linces y Molina Vipers, dos encuentros que ganó por 60-14 y 60-33 respectivamente. Resultados que le hacen tener un récord de 4-0 y a falta de una jornada estar en lo más alto de la clasificación con todas la vista puesta en el título territorial y participar en la Spanish Bowl de Calatayud, donde la única aspiración es conquistarla.

Destacar a Carlos Martín, que volvió tras su lesión en la mano, y a Herson Llorente, el cual terminó jugando con dos dedos rotos y mostrando un gran coraje y fortaleza no se quejó en ningún momento. Miguel Iranzo, Álvaro Faubel y Kiko Andreu son veteranos que demuestran una sintonía perfecta con este staff, ejecutando a la perfección todo lo que se les pide.

Fue Kiko Andreu el mejor jugador de la jornada, escogido así en los dos encuentros. Intercepciones, varias de ellas retornadas para touchdown; anotaciones ofensivas; coberturas impecables… Todo lo hizo bien un jugador que está creciendo como pocos en esta temporada, en la cual también ejerce como Quarterback en el Sub-15. El futuro es suyo.

Velocidad ofensiva, coberturas pegajosas y presión constante en defensa. Con esto se mueven las cadenas y evitas que tu rival mueva las suyas. Consigues sacks, intercepciones y muchos touchdowns. Suena fácil pero no lo es, todo esto comenzó hace mucho y son los frutos de toda una temporada.

Alejandro Lliso fue el entrenador jefe, acompañado por Borja Sánchez y Alberto Navarro como coordinadores ofensivo y defensivo.