Termina la temporada de tackle para el femenino con una victoria por 66-41 ante Las Rozas Black Demons.

Un encuentro que desgraciadamente comenzó con un guión al que nos hemos acostumbrado esta temporada, las lesiones. Celia García se luxaba el hombre en el calentamiento, un mazazo anímico muy duro para todas sus compañeras.

Con este hándicap tocaba enfrentarse a un conjunto madrileño que destacaba por su fortaleza física, lo que hace todavía más grande la demostración de coraje, enjundia y grandeza por parte de las chicas.

El partido comenzó con un sack de Blanca Mariner que además provocaría un fumble que Ángela Louis se encargaría de recoger y llevarlo hasta la endzone para comenzar el partido de la mejor forma posible tras el mazazo en el calentamiento.

Pese al abultado resultado se manejaron perfectamente las ventajas durante todo el encuentro, administradas gracias a la veteranía de jugadoras como Lía Serrano o Natalia Álvarez, junto a otras jugadoras la mayoría de ellas novatas.

Claudia Vicent y Amanda Núñez, ambas jugadoras de primer año que pese a su experiencia acumularon intercepciones, touchdowns y acciones de gran nivel. Amanda tuvo que sustituir a Celia y jugar en una posición donde no tenía prácticamente experiencia, no fue esto problema para sumar a lo anterior placajes y deflexiones.

Otra novata, Gloria Al-Adaisi, tuvo el gran partido que tanto esperaba ella como el cuerpo técnico. Ejerció de corredora y fue un quebradero de cabeza continuo para las Black Demons, ya fuese penetrando con fuerza por el interior o rompiendo hacia el exterior con ágiles cortes que dejaban sentadas a sus defensoras y le permitían mover continuamente las cadenas.  Además en defensa consiguió tres intercepciones, retornando una de ellas para touchdown.

Todas las jugadoras tuvieron que doblar en ataque y defensa durante todo el encuentro. Pese a este inconveniente el nivel de esfuerzo y entrega fue increíble desde el primer al último snap.

Jugadoras como Mireia Jover y Sandra Mohedano terminaron acusando el sobreesfuerzo, terminando con molestias musculares.

Destacar el apoyo de Alicia Miguel, Marta Alcantud, Nuria Luz y Elise Murgia. Importantes miembros del equipo que por desgracia han sufrido lesiones y tuvieron que apoyar a sus compañeras desde la grada. Junto a ellos estuvo parte del equipo Senior y el Cadete.

Termina la temporada con un 3-3 final, un resultado que no satisface a nadie porque el deseo de luchar e intentar lo máximo posible es una constante en los Valencia Firebats. No se le puede reprochar nada a las chicas, lo han dado todo, superando mil y una adversidades en un proyecto a largo plazo que recién comienza con Alejandro Lliso y el resto de su staff a los mandos.