El sub-15 de flag football se dirigía hacia Alicante en lo que iba a ser una jornada atípica. Esta pertenecía a los murcianos de Molina Vipers, pero por cercanía la terminó organizando Sharks. Además, se disputó un sábado por la tarde, horario al que no estamos acostumbrados pero que provocó que algunos partidos se disputaran de noche en un ambiente de luces de viernes noche.

El primer encuentro fue contra Alicante Sharks y terminó con un 76-0 a favor nuestro, los chavales jugaron a un nivel fuera de lo común. Nos tienen acostumbrados a un gran nivel de fútbol americano, pero a las buenas ejecuciones de este encuentro se sumaban acciones individuales de gran nivel como las recepciones de Víctor Sánchez, o las bombas de Kiko Andreu (sobresaliente como Quarterback) a Gonzalo Quintana.

En defensa Carlos Broseta cada vez ejerce más y mejor como líder de la unidad. Dirige y coloca a sus compañeros antes y después del snap, además de quitar flags e interceptar con regularidad. La defensa consiguió retornar varias intercepciones para touchdown. Al final los Sharks no tuvieron ninguna oportunidad, el dominio de Valencia Firebats fue bestial a ambos lados del balón.

El siguiente encuentro fue contra Molina Vipers y terminó con 33-13 a nuestro favor. Fue un partido más duro, pero se consiguió algo a lo que nos han acostumbrado, anotar en el primer drive. Esto no ocurre por casualidad, detrás hay una gran preparación que trata de buscar este tipo de situaciones y así llevar al rival a contracorriente desde el inicio.

Gerardo Dieterlein destacó en defensa como blitzer, metiendo presión constante y llegando al sack en múltiples ocasiones. Su esfuerzo provocó varios errores que terminaron en intercepciones.

Agradecer a Álvaro Faubel y Musta “onehand” Bouddouff (miembros del Sub-17) su entrega al equipo. Ambos decidieron acudir a Alicante y así ayudar tanto al staff como a sus compañeros.

Ahora sólo queda esperar hasta el último fin de semana de mayo para disputar la jornada que se aplazó hace meses por las lluvias torrenciales que sacudieron nuestra ciudad. Se disputará en ella la final territorial tanto a nivel sub-15 como sub-17.

Ahora el objetivo primordial de Alejandro Lliso y su staff es preparar la Spanish Bowl de Calatayud. Para los Valencia Firebats sólo existe una meta, ganar el máximo trofeo de flag football en España.