Reus Imperials – Valencia Firebats, sábado 20 de mayo a las 19:00 horas

Todo lo sucedido en la temporada 2017 ha conducido a los Valencia Firebats hasta aquí, a las puertas de una nueva semifinal de liga en la Serie A, aunque a diferencia de los últimos años los de amarillo y negro actuarán como visitantes y sin el cartel de favoritos.

Concluida una dura temporada regular, con balance de 4 victorias y 6 derrotas, los de Juan Pablo Terán sellaron su pase a las eliminatorias tras una agónica prórroga contra Murcia Cobras, y el premio al esfuerzo y compromiso del roster valenciano son unos Reus Imperials que han sido la gran revelación de esta campaña 2017.

Los de Bart Iaccarino han finalizado con balance de 8-2, sólo por detrás de unos Badalona Dracs con los que pugnaron por el primer puesto hasta la última fecha, y su fortaleza como locales se pondrá a prueba este sábado cuando afronten las eliminatorias por el título contra los Firebats.

Hace unas semanas un cruce con claro color local, pero ahora, después de los problemas físicos que arrastran algunas de las piezas más importantes de los de Reus, el panorama se ha despejado un poco para unos Firebats que ven luz al final del túnel, y para los que ya no hay nada que perder habiendo logrado billete para playoffs en un curso donde pocas cosas han salido bien.

El empuje de los más jóvenes sobre el campo tal vez sea de las mejores noticias que se llevan unos Firebats que han rejuvenecido su roster, esperando encontrar otra generación nacional capaz de sostener el proyecto durante muchos años. Ellos, junto a los más clásicos Pertegaz, ‘Pixi’, Nayim, Silvestre, ‘Solete’ o Valero, han contribuido a colocar de nuevo al equipo a las puertas de otra final nacional, aunque antes hay que superar un gran escollo fuera de casa.

¿A la tercera irá la vencida?

Hasta en dos ocasiones se han visto las caras este curso Reus y Valencia, y en los dos encuentros se ha acabado llevando la victoria Imperials, aunque Firebats siempre ha logrado estar con vida en el juego hasta el último cuarto.

Los dos equipos se cruzaron en la primera jornada liguera, un 33-18 para los catalanes aunque pocas conclusiones sirven ya de aquel cruce, toda vez que ambos conjuntos han variado muchas cosas y especialmente los Firebats, con QB nuevo y cambios en otras posiciones. También los Imperials, afinando la maquinaria, han mejorado mucho con respecto a aquella lejana y fría tarde del mes de enero.

Aunque en el Estadi del Turia unos superiores Imperials tampoco pudieron resolver la contienda hasta casi el último suspiro, venciendo por 22-35 y teniendo siempre a una anotación de distancia a unos Firebats que, de una forma u otra, han sabido aguantar con vida en los duelos contra los de Bart Iaccarino.

Por aquel entonces Reus contaba con todo su arsenal a pleno rendimiento, y eso incluye a sus líderes norteamericanos Brady Huber (QB), Nate Stephens (WR) y Chris Smallwood (RB), que han estado entre los mejores de la liga en distintas categorías estadísticas.

Ahora, con las noticias que llegan de problemas físicos en los dos primeros y de posibles bajas para la semifinal, el cruce puede variar de favorito y abrirse mucho más, ganando opciones unos Firebats que lograrían un hito espectacular de alcanzar su cuarta final consecutiva en uno de los años más duros que se recuerdan por la capital del Turia.

En los Valencia Firebats, con Ben Sasu (RB) y ‘Solete’ (WR) cada día mejor físicamente, la gran duda vuelve a estar en el puesto de QB, donde el ‘coach’ mexicano Juan Pablo Terán y el veteranísimo Fernando Altarriba ‘Kelly’ se disputan una titularidad que alterará el juego de pase de los de amarillo y negro. El juego terrestre, con una línea ofensiva mejorada, será una de las fortalezas visitantes, que tendrán que estar muy pendientes en defensa de las carreras exteriores de su rival.

Con la semifinal más abierta de lo que cabría esperar visto lo visto en la temporada regular de ambos equipos, ya velan armas Reus Imperials y Valencia Firebats de cara a una primera semifinal de la LNFA Serie A que desde luego promete igualdad, emociones fuertes y el drama que acompaña a un cruce que puede catapultar a uno de los dos hacia la soñada final liguera, que por cierto será en esta misma localidad.

Let’s go Firebats!