La Liga Valenciana se acerca conforme pasan las primeras semanas de pretemporada, y si nos paramos a pensar detenidamente casi que hasta el mes de enero, con su inicio de LNFA Serie A, no queda tan lejos.

En ambas competiciones Senior de tackle participarán unos Valencia Firebats que preparan con mimo el nuevo curso a las órdenes de Ezequiel Martí, un ‘coach’ que vuelve a su casa y que bajo sus órdenes tendrá el ‘regalito’ de Justin Sottilare.

El estadounidense es un QB de sobrada experiencia en Europa, un tipo al que rodean buenos informes de juego y conducta que ya se muere de ganas por probarse el uniforme de su nueva familia futbolística. Será su primera aventura en España, y para Justin las hojas del calendario solo cobran sentido si es para descontar los días que faltan hasta su nueva vida en la capital del Turia.

Con él hemos charlado, y esto es lo que nos cuenta Justin Sottilare, el nuevo QB de unos Valencia Firebats que con su brazo y liderazgo confían en regresar a su lugar natural, a lo más alto del fútbol americano en España.

– Si echamos un vistazo a tu currículum, vemos que además de la lógica y previsible formación como QB en tu Estados Unidos natal, hay muchos más destinos donde has jugado.

Después de jugar y graduarme en Wesley College, jugué 4 años fuera de Estados Unidos. He estado en Alemania, Finlandia, Rusia e incluso Australia.

– ¿Qué tipo de quarterback te consideras cuando se trata de describirte dentro del campo?

Casi que hasta el último año me consideraba un ‘pocket passer’ clásico, pero actualmente y tras estar en diferentes equipos en Europa creo que ya soy una mejor amenaza corriendo.

Es un aspecto de mi juego que he tratado de trabajar, y seguro que todavía voy a mejorar mucho más con el paso del tiempo.

– ¿Por qué elegiste venir a Valencia a jugar con los Firebats esta próxima temporada? ¿Qué esperas de tu experiencia en la LNFA Serie A?

Después de firmar en Finlandia, me dije a mí mismo que el próximo equipo sería en una increíble ciudad con un gran clima. Valencia es un destino perfecto para mí, y sinceramente no puedo esperar a que llegue el momento de llegar allí.

Cada año, excepto uno, que he jugado fuera de Estados Unidos he estado en la pelea por el título, así que ahora espero seguir en esa dinámica aunque por fin lograrlo. Voy entendiendo mejor el sacrificio que conlleva ser campeón, y aún estoy en el proceso de averiguarlo por completo, pero estoy completamente dedicado a tener éxito en la vida tanto dentro como fuera del campo.

– ¿Qué le va a aportar Justin Sottilare a los Valencia Firebats para que les podamos considerar candidatos al título?

Creo que mis ganas de aprender van a ser la contribución más grande al equipo. Mi licenciatura es en enseñanza, y por eso adoro aprender sobre aquellas cosas que me apasionan. El fútbol americano es un juego de inteligencia a la vez que de tenacidad, y estad seguros que voy a dar lo mejor de mí mismo para asegurarme de que cada uno conozca su función dentro del equipo.

Voy a estar pendiente de que se entrene en el gimnasio, y en definitiva de mantener al grupo en la mejor forma posible para que podamos ofrecer nuestro mejor rendimiento cuando la competición tenga que decidirse.

– ¿Qué conoces acerca del nivel de fútbol americano que se juega en España?

He tenido conversaciones con muchos equipos en España, también con algunos jugadores que han estado aquí, y todo lo que he escuchado sobre el país ha sido magnífico. Ojalá que esta liga y su talento siga creciendo, y que algún día sea tan importante que extranjeros como yo puedan vivir todo el año en este precioso país.

– Para acabar, a los aficionados de los Valencia Firebats les gustaría escuchar un mensaje de su nuevo QB. ¿Qué tienes que decirles desde la distancia?

Solo puedo decir que no puedo esperar para ir a España. Está siendo una época muy excitante en mi vida, y finalmente tener la ocasión de vivir y jugar allí es algo que he querido desde hace años.

Voy a trabajar todo lo duro que pueda tanto dentro como fuera del campo para representar positivamente al equipo, el juego y a la ciudad.

El fútbol americano es algo que amo con todas mis fuerzas, y me lo ha dado todo. Estoy muy agradecido y le debo a este deporte el darle mi mayor esfuerzo cada día.