Las jóvenes perlas de Valencia Firebats volvieron a la acción en la apertura de la liga valenciana sub 17 de flag, desplazándose hasta Alicante para medirse en una apasionante doble jornada a los locales Sharks y a los Vinaròs Ironmans.

Fue el regreso a la banda del cuerpo técnico formado por Alejandro Lliso (Head Coach), Javier Paredes ‘Poli (Coordinador Defensivo) y Borja Sánchez (Coordinador Ofensivo), un trío que ha vuelto a asumir las riendas de una sección sub 17 de flag en la que hay puestas muchas esperanzas de presente, pero sobre todo de futuro en cuanto al fútbol americano.

El bloque vuelve a contar con la experiencia y conocimiento de lo que quiere este staff gracias a chicos como Kiko Andreu (jornada espectacular la suya, doblando tanto en ataque como en defensa) o el QB Lucas Sodre. Ellos son la prolongación del cuerpo técnico dentro del verde, pero además nombres como los de Gonzalo Quintana o Vidal Romero también saben lo que es esto del flag portando los colores de Valencia Firebats.

Apuntar el nombre de Héctor San Juan como debutante, y tuvo mucha faena actuando tanto con la unidad ofensiva como con la que trataba de evitar la anotación rival.

El primer partido fue un paseo, con todos los respetos para el rival, contra los Alicante Sharks. El resultado de 59-0 lo dice todo, pero no explica que fue la gran actitud y la concentración en todo momento del equipo de Firebats lo que posibilitó que se diera un resultado tan abultado.

Un ataque intenso, eléctrico y muy dinámico avasalló a la defensa de Sharks, y los locales luego no encontraron respuesta de su ataque, que una y otra vez se topaba con el muro amarillo y negro. La defensa de Firebats no dio tregua con intercepciones retornadas para TD, y se vivieron jugadas espectaculares como la que protagonizó Kiko Andreu, retornando un ‘pick’ hasta la end zone rival tras driblar a todo el contrario que salía a su encuentro.

Pero la jornada de flag sub 17 en Alicante no pudo ser de alegría completa por culpa de los Ironmans, que por 26-19 derrotaron en un reñido y disputado choque a estos jóvenes y ambiciosos Valencia Firebats.

Al descanso el 7-6 reflejaba lo igualado de las fuerzas, con los chavales cada vez más exhaustos después del esfuerzo realizado en toda la jornada, y además con algunos de ellos sin poder salir del campo con el cambio defensa-ataque. Pero pese al cansancio el grupo peleó hasta el último drive, cuando una intercepción de Vinaròs dio al traste con las opciones de remontada.

Destacar aquí a Daniel Díaz, que mantuvo la compostura liderando al equipo desde el puesto de QB durante todo el segundo partido del día.